VHS: Momentos que ya pasaron

El tiempo pasa, y nuestros cuerpos y entorno lo saben, me crié en los años 90 cuando el internet aún era un lujo como lo fue el cable. Mi YouTube era mi estante de Vhs que cada cierto tiempo se le sumaba alguna nueva película, normalmente pasada de mano en mano entre familiares o conocidos, solíamos copiarlas o simplemente grabar algo de la televisión cuando el contenido valía la pena, a veces el tiempo no nos permitía verlo a la hora indicada, en esos  casos se le pedía a un familiar que estuviera atento y lo grabara, los más experimentados detenían la grabación para omitir los comerciales y seguir con la película.

Recuerdo bien ciertas películas que tenía, por ese entonces Disney había lanzado a Vhs sus películas clásicas, esas eran las únicas que tenía en formato original, cuando comenzaban me acuerdo bien del aviso del Pirata que mencionaba la prohibición de generar copias  del Vhs y otros avisos con una temática bien lúgubre y policial del impacto que generaba piratear, dando a entender que los que lo hacían vivían en un mundo criminal de drogas y violencia, cabe mencionar que esta tendencia de producir miedo a la piratería duró hasta principios de los 2000 con los Dvd, prácticamente quien descargaba era un temido informático que vendía sus copias detrás de colegios  generando caos en la bolsa y afectando la industria dejando a miles sin trabajo, si no me creen pregúntenle a BlockBuster, ¿Lo recuerdan? Nunca volvió ni en forma de chapitas.

Siguiendo el tema de los Vhs recuerdo cuando la película se trababa, y se veían unas líneas blancas atravesar la pantalla hasta incluso un ejército de hormigas albinas invadir los extremos de las pantallas, mi gran solución como la de muchos era agarrar a golpe al reproductor,  y si funcionaba, ahora zamarreas un reproductor de Dvd, lo rompes y te denuncia. También recuerdo que cada cierto tiempo limpiaba los cabezales internos, tenía como 6 años, abría la tapa y le hacia limpieza con cotones.

Era mi entretención sentarme en las tardes a ver películas, además de las de Disney recuerdo algunas de acción, tenía la colección de Arma Mortal, la saga de Batman dirigida por Tim Burton, y varias películas de acción donde salía Stallone, Van Damme y varios más “Jovencitos de acción”. También tenía las películas de las tortugas Ninja y Mortal Kombat. También poseía una película que analizando bien  no debieron dejarme verla, creo que es la película que más vi en mi vida, se llama Demon Knight, esta película tenía relación con la Serie de Tv Cuentos de la cripta,  como comprenderán era de Terror pero sin censura, violenta, sangrienta y con una cantidad de desnudos,  me sentaba a verla tomando jugo y comiendo galletas.



En aquellos años  recuerdo bien cuando una tía llego emocionada trayendo consigo el Vhs de Titanic, un estreno que había pasado hace poco, eran dos Vhs ya que la película venía en alta calidad y su larga duracion. Toda la familia la vio como si fuera en cine, recuerdo que la escena en que una pareja de ancianos esperan su muerte mientras el agua entra a su habitación, eso me hizo pedazos porque me imagine a mis abuelos en una situación así, aprovecho de avisar que mis abuelos no murieron en el mar.

Otro detalle importante de ese periodo del Vhs era que el tema de intercambio o bien prestar Vhs que eso no se tomaba a la ligera, e incluso solo los más confiables tenían derecho a pedir algo, aún recuerdo que un tío presto mi Vhs de la película de Mortal Kombat, cuando nos enteramos que perdió el rastro de ese Vhs, inmediatamente paso a la lista negra.

Otro gran detalle de esos tiempos eran los Video Club donde podías arrendar los Vhs, normalmente te exigían rebobinar tú mismo la cinta y al no hacerlo se te cobraba ese servicio, lo peor era cuando la cinta se cortaba y debías pagar el costo del Vhs nuevo. Recuerdo bien que en aquellos recintos había siempre un lugar escondido para las cintas de contenido pornográfico,  por esos años me daba igual y si llegaba a ver sus portadas no entendía por qué les faltaba ropa a las mujeres.  Mi sección favorita de los pasillos era la de terror, recuerdo bien una cinta que arrendó mi padre y que logré ver en secreto, se llamaba Bolsa de cadáveres, y en su portada se veía una zombi saliendo de una bolsa negra utilizada para transportar a los muertos.

Con el tiempo cambie el Vhs a digital, metiéndome con las computadoras y la internet, hasta que el año pasado quise retomar aquel pasatiempo por un tema personal, logre hacerme de un mecanismo de traspaso de Vhs a digital ya que quería rescatar unos videos familiares, fue irónico que cuando me conseguí un reproductor de esos años, para mí era tan extraño usarlo, incluso cuando lo abrí para limpiar no entendía nada, me imagine a mi yo del pasado burlándose de mí, fuera de ese detalle que demostraba mi choque con la tecnología anterior, la información de que estaba recuperando cintas llego otros miembros de mi familia descubriendo que aun existían embaladas dentro de cajas, me tomo un tiempo recuperarlas todas, cuando vi las cintas y pude ver sus etiquetas me trajo muchos recuerdos de ese entonces, lamentablemente algunas de estas cintas fueron atacadas por hongos haciendo que se dañaran, pero pude rescatar aquellos paseos familiares y algunos programas de Tv de los 90.

Realmente esa época fue importante para mí como para muchos, las cosas eran más lentas pero no nos importaba. Espero les haya gustado este articulo bastante personal, nos estamos viendo y no olviden compartirlo.

El Dr. Remigio Leroy, la momia que fundó un museo
Microarquitectura: La nueva tendencia en viviendas

Si te ha gustado este post no olvides darle like y compartir

Facebook
Facebook
Twitter
Google+
https://socialvlad.com/vhs-momentos-que-ya-pasaron
Instagram
YouTube
YouTube
Suscribirse

Comenta con Facebook:

Autor entrada: Zemlja

Mi pasión por el cine comenzó desde muy pequeño, amante del cine de ficción, ya sea Horro o ciencia ficción. Me gustan las películas llamativas, novedosas e incluso aquellas cuya propuesta me sacuda el cerebro, películas a un nivel profesional hasta las Serie B incluyendo aquellas denominadas Serie Z. Mi amor por este tipo de cine no conoce fronteras ni años, incluso presupuestos, si la idea me sacude la veré, desde monstruos u efectos sorprendentes, hasta el monstruo más económico de esponja y castillos de cartón y engrudo. Prepárense para ver mi colección y contagiarse de mi pasatiempo.