El Museo de las Momias de Guanajuato y su fascinante historia

Momias de Guanajuato

Las momias de Guanajuato son un grupo de momias naturales fallecidas entre 1870 a 1984. Los cuerpos fueron exhumados entre 1870 y 1958, época en la que existía un impuesto local que exigía el pago de una tasa por el entierro “perpetuo”. Algunos cuerpos para los cuales no se pagó el impuesto fueron desenterrados, y algunos -al parecer, aquellos en las mejores condiciones- se almacenaron en un edificio cercano.

El clima de Guanajuato proporciona un ambiente que puede conducir a un tipo de momificación natural, aunque estudios científicos posteriores revelaron que algunos cuerpos habían sido parcialmente embalsamados. En la década de 1900 las momias comenzaron a atraer a los turistas.

Los trabajadores del cementerio comenzaron a cobrarles a las personas unos pesos por entrar al edificio donde se almacenaban los huesos y las momias. Por esta razón en 1969, este lugar se convirtió posteriormente en un museo llamado El Museo de las Momias. Hoy en día 57 momias están en exhibición, de una colección que suma 111, número que hace de ésta la colección de momias naturales más grande del mundo.

Cultura mexicana

Para los mexicanos, honrar la muerte es darle sentido a la vida. En el sitio web oficial del Museo, se encuentra la siguiente reflexión:

“El hombre debe abrirse a la muerte si quiere abrirse a la vida. El culto a la vida es también culto a la muerte. Una civilización que niega a la muerte, acaba por negar a la vida”. – Octavio Paz

El Día de los muertos es una fiesta mexicana que se celebra en todo México. Son días en que se reúnen familiares y amigos para orar y recordar a los amigos y familiares que han muerto, y ayudar a apoyar su viaje espiritual. En 2008, la tradición fue inscrita en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

La tradición incluye la construcción de altares privados llamados ofrendas, honrar a los difuntos usando calaveras, caléndulas aztecas y comidas y bebidas favoritas de los difuntos. También es importante visitar las tumbas llevando éstos como regalos. Además, dejan allí las posesiones del difunto.

Las momias son una parte notable de la cultura popular mexicana, haciéndose eco de la fiesta nacional “El día de los muertos”.

Museo de Las Momias de Guanajuato

Museo de las momias de Guanajuato

Decenas de momias naturales muy antiguas son protagonistas de una fascinante historia. Sus horrorosas expresiones parecen contar a quienes las visitan, algo de su historia.

Horarios y precios:

El museo funciona en los siguientes horarios:

Lunes a Jueves de 9:00 a 18:00 horas.
Viernes a Domingo de 9:00 a 18:30 horas.

La tarifa para adultos es de 60 pesos mexicanos, un poco más de 3 dólares.

Conversión redondeada:
Peso chileno: 2.000
Peso argentino: 100
Sol peruano: 10
Boliviano: 22
Euro: 3

Interesante: El museo permite usar una cámara fotográfica y de filmación cancelando una tarifa adicional y además cuentan con recorrido nocturno.

Puedes revisar tarifas para estudiantes y otras en el sitio oficial del museo

Angelitos

Momia de fetoExiste un sector del Museo llamado Angelitos, que alberga a pequeños que lamentablemente no se quedaron en este mundo, y hoy, como los demás, yacen momificados. Hay quienes cuentan que en ese sector se ha oído un llanto de bebé.

Sin embargo, la momia más pequeña es la de un feto, que se encuentra en exhibición junto a su madre, fallecida producto de una cesárea. Su cicatriz se puede observar si te fijas con detenimiento. El bebé aún conserva su globo ocular, algo que llama mucho la atención en términos de conservación.

Casos impactantes

Entre las momias de Guanajuato, se encuentra una señora cuyo escalofriante caso deja sin aliento a todos aquellos que la visitan. Esta mujer padecía catalepsia por lo que fue sepultada viva. Por eso, hoy podemos ver su momia en una posición bastante desesperada, ya que falleció asfixiada dentro de su ataúd. Definitivamente un las formas de deceso más horribles para cualquier ser vivo.

Otra historia impactante es la de una señora, quien temerosa de las momias ingresó al museo y luego de llevarse el susto de su vida, fallece de un paro cardíaco casi de forma instantánea. Esto, porque no sobrevivió al horror que vivió al verse perseguida y jalada por una momia. La explicación a esto es que ella, al quedarse sola y llevando un accesorio de lana en el cuello, una momia cayó sobre ella y se atoró en el mismo. Todo esto sucedió cuando el Museo aún no contaba con escaparates de vidrio sino que podías ver las momias sin ningún tipo de separación.

Remigio Leroy

Museo de la momias, Guanajuato Mexico

La primera momia exhibida fue la del Dr. Remigio Leroy, un médico francés sin familiares que pudieran pagar su sepulcro, por lo que fue exhumado cinco años después de su muerte, quien para la sorpresa de los sepultureros, estaba en perfecto estado de conservación. Así fue como se descubrió que el ambiente del cementerio mantenía los cuerpos incorruptos.

Lee la historia completa en: El Dr. Remigio Leroy, la momia de fundó un museo


Fenómenos Paranormales

Se dice que los guardias que pernoctan allí escuchan voces, sienten que los siguen e incluso han visto cosas extrañas en las cámaras de seguridad. Uno de ellos, al escuchar ruido pensó que un niño se había quedado jugando dentro del Museo, salió en su búsqueda y se encontró con que faltaba una momia. De pronto vio al fondo del pasillo la silueta de una momia que caminaba en dirección a él. Huyó inmediatamente y jamás regresó.

¿Te interesó la historia de Las Momias de Guanajuato? Mira este interesante capítulo de Voces Anónimas:

¿Existen los duendes? Entrevista a un investigador paranormal

Si te ha gustado este post no olvides darle like y compartir

Facebook
Facebook
Twitter
Google+
https://socialvlad.com/momias-de-guanajuato-historia
Instagram
YouTube
YouTube
Suscribirse

Comenta con Facebook:

Autor entrada: Agatha

Escribo desde mis intereses, creencias y conocimientos, siempre con la intención de difundir información y mostrarte la otra cara de las cosas, porque no se trata de creer o mantenerse escéptico, sino de saber más.