Esclavitud del siglo XXI

En mis tiempos tomabas tus cosas y te ibas a construir una casa al bosque o donde quisieras. Obviamente sin gente cerca, pero te tomabas el terreno. No, ahora tienes que pagar, más encima a gente que compra terrenos que ni siquiera usan. Y si no te gustaba, te ibas. ¡Así de simple!

Hoy en día crece y crece la oferta inmobiliaria. ¡Oferta le dicen! Un ojo de la cara, y el otro también, y años pagando por un sucucho inhabitable. ¡Mis establos eran más grandes! Protesto.

Lo peor de todo esto es que a la gente parece gustarle ser esclavo. Es moda, deben millones que terminarán de pagar cuando estén pasando a la tercera edad, para poder vivir durante la tercera edad. O sea, trabajas toda tu vida para deber más y más con el único fin de poder morirte en paz, ¡y ni eso puedes!

En mis tiempos, a los muertos los enterrábamos en el patio. Hoy en día, tienes que pagar ataúdes incluso cuando los vas a cremar. Un ataúd cuesta más o menos entre 700 a 7.000 dólares (gran rango, hay para todos los gustos y colores). Los más baratos suelen tener una imitación de terciopelo, mientras los más caros tienen majestuosas obras de arte en la tapa. Pero ambos irán a enmohecerse bajo tierra. ¿Cuál es el sentido de gastar más dinero? Para el tema de la vida útil del ataúd, yo me inclino por hacer ataúdes de mármol, pero la última funeraria a la que llamé me dijo que no es posible transportar un objeto tan pesado. O sea, en esta época tampoco sirven del todo los vehículos motorizados. Entonces, ¿para qué los hicieron?

Pero volviendo al tema de la esclavitud, la gente trabaja para poder vivir, vivir para poder trabajar y así sucesivamente. No les gusta, que es lo peor, pero les gusta asumir que es verdad. Como es horrible y su cuerpo lo sabe (igual que cuando es viernes), se enferman y se deprimen (sí, porque su mente -muy en lo profundo-, también lo sabe). Pero hay algo aún peor. ¡No vives realmente! Sólo sobrevives, y el poco tiempo que te queda para “vivir”, lo usas comiendo y durmiendo. ¿Puede ser más triste? Sé de gente más “rebelde” que junta dinero todo el año para vacacionar, o al revés, que es menos rentable: vacacionan pagando todo con tarjetas de crédito y terminan pagando todo el año, para volver a endeudarse. Y aquí viene lo más triste: Hay gente que ni siquiera puede darse ese “lujo”, porque no tiene tarjetas de crédito, ni un sueldo que les permita ahorrar. ¡Lo considero increíblemente injusto!



Favorablemente hay una parte de la población que se da cuenta de esto y está emprendiendo en sus propios proyectos, pero aún hay mucha gente que no ha entendido bien el concepto de éxito. Te dicen que han estudiado porque querían ser “alguien”, como si las personas que no estudian no son nadie. Vivo con el miedo de despertar y ver mi tarjeta de identificación en blanco, sin nombre, sin nada, porque no estudié, ¿entonces no existo? Después creen que al estudiar y trabajar en su carrera ganando un sueldo decente son exitosos. No señores, el éxito es mucho más que eso, y mucho más sencillo. Tiene que ver con ser feliz.

Realmente no poseo tarjeta de identificación, los seres astrales no tenemos, es como si no existiéramos, incluso hay gente que afirma que no existimos. ¿Sabías que cada vez que dices que los seres astrales no existimos uno se extingue? Mentira, no podemos dejar de existir porque crean o no en nuestra existencia. No se crean tan importantes.

Espero que las futuras generaciones recapaciten y encuentren un buen equilibrio. Tengo fe en que lo harán, esto está recién empezando, el mundo está despertando. Es tiempo de despertar y dejar de creer en esas historias antiguas que te contaban sobre sacrificio, trabajo forzado, responsabilidades y un sinfín de mitos que sólo te mantienen en la esclavitud, dentro de tu propia jaula. No hay nadie a quien demostrarle nada sino a ti mismo. Sé libre, sé feliz. No trabajes donde no quieres, no estudies lo que no quieres, no te cases por presión, no tengas hijos si no quieres, o tenlos si realmente lo deseas, sin importar que estés “demasiado jóven” o “demasiado viejo”, al fin y al cabo tu vida es tuya y nadie más se hará cargo de ella.

Un abrazo afectuoso para mis lectores.

Con amor, Vlad

Imágenes: pixabay.com

Sólo las personas cuerdas reconocen su locura

Si te ha gustado este post no olvides darle like y compartir

Facebook
Facebook
Twitter
Google+
https://socialvlad.com/esclavitud-del-siglo-xxi
Instagram
YouTube
YouTube
Suscribirse

Comenta con Facebook:

Autor entrada: Vlad

Nací en el año 3460 a.c. y viví en diferentes épocas, por lo que soy la voz de la experiencia. Aunque se me acuse de inmaduro, mi forma de ser es sólo una pantalla como podrán darse cuenta a través de la profundidad de mis escritos, por eso creé este blog donde publico artículos interesantes junto a mis subordinados con el fin de mantenerte entretenido. Acepto sugerencias. Cualquier reclamo dirigirse a los demás usuarios.