El Monstruo de Varilla, un asesino del desierto

Los psicópatas no conocen fronteras, clase social ni épocas, el siguiente relato tiene lugar en el norte de Chile, para ser más exactos en el lugar donde solía estar la Estación de trenes de Varillas ubicada a unos kilómetros de Antofagasta, Chile, camino a caleta El Cobre, como los crímenes tenían relación con aquella estación de trenes la prensa lo apodo El Monstruo de Varillas.

La noticia no es muy conocida en estos años, pero para los más ancianos es un relato que conservan en sus recuerdos, lamentablemente algunos datos más específicos varían entre sí, como es el caso de la época que fluctúa entre los años 30 y 40.



Por ese tiempo el tren era transporte que predominaba, los viajes eran largos,  la disponibilidad y cantidad de viajes era limitada, las estaciones se encontraban a lo largo del desierto y algunas más aisladas que otras, bien lo sabía este psicópata ya que sus víctimas eran aquellos pobres viajeros que no alcanzaban  su tren, aquel hombre no era un simple psicópata que viajaba para esperar a sus víctimas, él era oriundo de la zona, e incluso trabajaba en aquella estación como encargado de reparar los cables del Telégrafo, no se tiene mayor información de que desato la chispa que lo llevo a matar, se sabe que tenía una apariencia atractiva y demostraba ser una amable persona, dato importante porque quien ha leído sobre psicópatas muchos  tiene una apariencia y personalidad que te envuelve y de esta forma cautivar a víctimas.

Su modus operandi consistía en ofrecerle a sus víctimas alojamiento para no quedaran solas en un inhóspito desierto, cuando la victima ingresaba a su hogar los trataba de tal forma que no sospecharan de su retorcido plan y sin previo aviso las mataba,  para luego arrojar sus cuerpos a fosos en el desierto, una vez cometido los crímenes vendía sus pertenencias de valor.

Los familiares de las victimas empezaron a exigir explicación sobre sus desapasiones,  aquellas desapariciones tenían un factor en común, todos debían pasar por la Estación de Varillas, cuando la  policía viajo al lugar no pudo encontrar mayor pistas, solo un amable hombre que no dejaba de presumir lo tranquilo del lugar, los policías no sabían que detrás de aquel  sujeto se ocultaba un despiadado asesino.

Con el tiempo y  frente a la presión de la ciudadanía, un detective tomo cartas en el asunto y decidió ir de encubierto haciéndose pasar por un viajero que había perdido su tren, el asesino al ver una futura victima sigue su rutina para llevarlo a su casa sin saber que esa sería la última noche de libertad que tendría,  había caído en las manos de la ley y al día siguiente fue llevado a la ciudad de Antofagasta para ser procesado, de esta manera confiesa sus crímenes y el juez lo sentencia a morir ante un pelotón de fusilamiento, poniendo fin a la serie de asesinatos que aterrorizo aquella estación de trenes.

En estos tiempos ni rastro queda de aquella estación,  los crímenes del Monstruo de Varillas han pasado al olvido, pero aún se mantiene el recuerdo entre aquellos que vivieron esa época.

¿Quiénes son los Hombres de Negro?
El terrorífico hombre "Polilla"

Si te ha gustado este post no olvides darle like y compartir

Facebook
Facebook
Twitter
Google+
https://socialvlad.com/el-monstruo-de-varilla-un-asesino-del-desierto
Instagram
YouTube
YouTube
Suscribirse

Comenta con Facebook:

Autor entrada: Zemlja

Mi pasión por el cine comenzó desde muy pequeño, amante del cine de ficción, ya sea Horro o ciencia ficción. Me gustan las películas llamativas, novedosas e incluso aquellas cuya propuesta me sacuda el cerebro, películas a un nivel profesional hasta las Serie B incluyendo aquellas denominadas Serie Z. Mi amor por este tipo de cine no conoce fronteras ni años, incluso presupuestos, si la idea me sacude la veré, desde monstruos u efectos sorprendentes, hasta el monstruo más económico de esponja y castillos de cartón y engrudo. Prepárense para ver mi colección y contagiarse de mi pasatiempo.