Bohemian Rhapsody: Así se hizo este legendario éxito

Seguramente notaste que en el último trailer de Bohemian Rhapsody se ve a la banda grabando este legendario éxito. Si aún no lo has visto, míralo aquí:

Y nos hemos quedado con gusto a poco y un tanto ansiosos. Por eso, para que conozcas todos los pormenores de Bohemian Rhapsody ahora ya (si nunca lo hiciste), te dejamos este entretenido documental donde te cuentan los propios miembros de la banda cómo se hizo, entre varias anécdotas.

Reseña

Bohemian Rhapsody fue escrita por Freddie Mercury para su álbum de 1975 A Night at the Opera. El tema presenta una estructura inusual, más similar a una rapsodia clásica que a la música popular. Este género se conoce como rock progresivo.

Freddie Mercury escribió la mayor parte de Bohemian Rhapsody en su casa de Holland Road, Kensington, al norte de Londres.

Luego de haberla ensayado durante tres semanas en Herefordshire, la canción se grabó en un período de otras tres semanas, comenzando en Rockfield Studio 1 el 24 de agosto de 1975. Durante el proceso, se usaron cuatro estudios adicionales: Roundhouse, SARM, Scorpion y Wessex.​

Según los demás miembros de la banda, Freddie Mercury compuso la canción en su mente y dirigió la grabación el mismo. Usó un piano de cola para concierto marca Bechstein, mismo que aparece en el video promocional y en giras por el Reino Unido. Es una de las grabaciones más elaboradas y mejor producidas de la historia del rock.

Te puede interesar: BRIAN MAY: Bohemian Rhapsody es una pieza de arte puro

Mira cómo Queen creó Bohemian Rhapsody:


Retina Latina, una plataforma de cine latinoamericano
Las mejores versiones orquestales de canciones famosas

Si te ha gustado este post no olvides darle like y compartir

Facebook
Facebook
Twitter
Google+
https://socialvlad.com/bohemian-rhapsody-asi-se-hizo
Instagram
YouTube
YouTube
Suscribirse

Comenta con Facebook:

Autor entrada: Agatha

Escribo desde mis intereses, creencias y conocimientos, siempre con la intención de difundir información y mostrarte la otra cara de las cosas, porque no se trata de creer o mantenerse escéptico, sino de saber más.