ABORTO: Un tema que aún genera controversia

Uno de los temas que más controversia ha generado a lo largo de los años es el ABORTO. La mayoría de las personas se definen a favor o en contra, muy pocas se mantienen en una posición neutral o de indiferencia.

¿Qué es el aborto?

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el aborto se define como:

“La Interrupción del embarazo cuando el feto todavía no es viable fuera del vientre materno”. Es decir, cuando no tiene la capacidad de sobrevivir por sí solo, este concepto actualmente se refiere a las 22 semanas de gestación, lo cual puede cambiar de acuerdo a la época, tomando tanto el progreso médico como tecnológico.

Por otra parte, la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia lo expresa de la siguiente forma: “El aborto es la expulsión o extracción de su madre de un embrión o feto de menos de 500 gramos de peso, que se alcanza a las 22 semanas”.

Sin embargo, la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia), indica que “ya no se puede considerar aborto la interrupción del embarazo a partir de la 22° semana de gestación, sino que en ese momento hay que hablar de destrucción de un feto que es viable extrauterinamente, ya que puede vivir por sí mismo con el apoyo médico correspondiente”. Debido a esto, la SEGO ha manifestado de modo institucional, la propuesta médica y ética de “inducir el parto” cuando una madre solicita abortar a partir de las 22 semanas.


Bebé que sobrevivió con ayuda médica a las 22 semanas

¿Qué características posee un feto de 22 semanas?

  • El bebé mide 27 cms aprox. y pesa casi 500 gramos.
  • Se perciben sus párpados, uñas y cejas
  • Parece un bebé de término, pero necesita ganas mucho más peso. Sólo el 1% de su cuerpo es grasa, las cuales irán aumentando para ayudarle a regular su temperatura corporal.
  • Aún no termina el desarrollo de órganos vitales como el corazón, cerebro y pulmones.
  • Su cerebro experimenta progresos en el sistema límbico, cerebro medio, gestiona respuestas físicas a estímulos externos
  • Siente emociones y sufre cambios de estado de ánimo. Siente caricias y voces.

Fuente: bebesymas.com

Un poco de historia

A lo largo de la historia, las mujeres han tomado el aborto como un tema fundamental en términos de salud, sin embargo, muchas creen que no está bien abortar, y otras, que cada una tiene derecho a tomar su propia decisión.

Se han encontrado escritos romanos y griegos, donde se describe con lujo de detalles, instrumentos utilizados para dilatar el cuello uterino e infinidad de hierbas, brebajes y ungüentos abortivos.



Aristóteles defendía el aborto con el fin de controlar los natalidad en familias numerosas o humildes. Hipócrates, quien es considerado el padre de la medicina moderna, conocía efectivas fórmulas abortivas, no obstante, manifestaba que existían altos riesgos para la salud al hacer uso de estas técnicas. Por otra parte, Marco Tulio Cicerón, aseguraba que la madre que practicaba aborto con el consentimiento de su marido no era castigada.

Al llegar el cristianismo, se introdujo el derecho de protección del “no nacido”, por lo que desde sus inicios, la Iglesia Católica consideró que el aborto como homicidio, prohibiéndolo y condenándolo severamente.

¿Qué tipos de aborto existen?

Aborto Inducido o Provocado: Es la interrupción deliberada del embarazo mediante la extracción del feto de la cavidad uterina:
Aborto Terapéutico: Es el realizado cuando el embarazo pone en peligro la vida de la mujer embarazada, ésta situación ha quedado prácticamente superada como consecuencia del progreso en la medicina, quedan algunas pocas situaciones excepcionales, en las que además el feto no va a ser viable (por ejemplo el caso del embarazo ectópico, en el que la implantación del embrión no acontece en el útero, sino, por ejemplo, en las trompas).
Aborto Ético o Humanitario: Cuando el embarazo ha sido consecuencia de una acción delictiva, fundamentalmente violación o relaciones incestuosas. En estos casos se ha evaluado el riesgo de embarazo en torno a un 1% de todas las violaciones.
Aborto Psicosocial: Es el realizado por razones personales, familiares, económicas o sociales de la mujer. Es indiscutible que éste tipo de Aborto incluye el máximo porcentaje de abortos realizados en el mundo.
Aborto Eugénico: También podría llamarse de “indicación fetal” o “preventivo”. Es el planteado cuando existe importante riesgo o probabilidad de que el nuevo ser está afectado por anomalías o malformaciones congénitas. Hoy en día el diagnóstico prenatal ha desarrollado una serie de técnicas que permiten una importante aproximación al conocimiento del no-nacido.

Fuente: diariomedico.com

¿Qué argumentos mantienen los partidarios del aborto?

Quiénes solicitan la legalización del aborto argumentan lo siguiente:

  • La penalización no disuade a las mujeres, sólo hace que: los abortos sean clandestinos, se practiquen en forma insegura y aumente la mortalidad de las mujeres pobres y jóvenes
  • Afecta, restringe y viola derechos humanos fundamentales de niñas, adolescentes y mujeres que tienen falta de acceso a servicios de salud con condiciones de igualdad, dignidad y seguridad por falta de garantía del Estado.
  • Induce a las mujeres a recurrir a métodos de aborto inseguros y riesgosos para su vida y su salud. Según la OMS, las complicaciones derivadas de un aborto inseguro son menores que en los lugares donde el aborto legal está más restringido.
  • Aumenta las muertes y la pérdida de la salud de las mujeres por abortos inseguros
  • Una gran cantidad de mujeres que tienen derecho a un aborto legal y seguro no puede acceder a él por el estigma alrededor de la práctica.
  • Las mujeres de nivel socioeconómico medio y alto acceden a una atención sanitaria adecuada y segura y, en general, no sufren complicaciones postaborto. Las de bajos recursos, en muchos casos adolescentes, se ven obligadas a exponerse a intervenciones en la clandestinidad y en condiciones sanitarias precarias.
  • Las expone a ser víctimas de tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes y de violencia institucional
  • Valida un mercado millonario y clandestino que lucra con la autonomía de las mujeres
  • La penalización del aborto va en contra de una sociedad igualitaria. Un primer paso para la igualdad de género es que las mujeres tengan control sobre su capacidad reproductiva, que incluye acceso a la anticoncepción y al aborto seguro. La soberanía de las mujeres sobre sus cuerpos es clave para lograr la igualdad.
  • En términos de política criminal, la penalización del aborto es ineficaz para proteger la vida del feto. La persecución penal a las mujeres es una forma de estigmatización escrita dentro del Código Penal.
  • Además de reforzar estereotipos sobre la crianza y cuidado de los y las niñas, negar a las mujeres la decisión sobre si tener o no hijos y el control sobre cuándo ser madre, agrava las desigualdades de género en la vida educativa, cultural, económica y política. Mantener la penalización del aborto es contrario a la construcción de sociedades igualitarias.
  • Legalizar el aborto no aumenta las tasas de aborto, sí hace que los abortos ocurran de manera más segura, evitando muertes de miles de mujeres, cuyos abortos inseguros siguen siendo la principal causa de mortalidad materna.
  • Las tasas más bajas de aborto en el mundo se encuentran en Europa del Oeste y del Norte en donde la mayoría de los países tienen leyes liberales de aborto.
  • De acuerdo a las últimas cifras de la Organización Mundial de la Salud, cada año se realizan 22 millones de abortos peligrosos en el mundo y 47 mil de estos provoca la muerte de la madre.
  • Unas 5 millones de mujeres ingresan a hospitales tras la interrupción del embarazo en condiciones adversas, pero tres millones no reciben atención médica. Las principales complicaciones son: aborto incompleto, hemorragias, infección, perforación uterina y daños en el tracto genital.

Fuentes: cels.org.ar | lanacion.com.ar | emol.com

Opiniones de algunos partidarios (emol.com):

“Creo que llevar a término un embarazo no deseado es de una crueldad tremenda para la mujer. Que otro decida por una persona que va a llevar durante casi nueve meses un embarazo que ella no quiere es absurdo”, asegura Pamela Arce (34), abogada, Viña del Mar.

“La dueña de mi cuerpo soy yo. Nadie va a sentir o a sufrir los cambios y emociones que yo voy a sentir si tengo un embarazo no deseado. Al final quiero tener el poder de decidir sobre mí y sobre mi cuerpo y bienestar. Si yo no me siento preparada para ser madre ¿cómo podré hacerlo bien?”, explica Aracelli Cerda (25) psicopedagoga, Santiago Centro.

“Estoy de acuerdo con el aborto terapéutico y también con que la mujer tiene derecho a elegir con seguridad absoluta de determinarlo voluntariamente. Eso sí, para mujeres fuertes y sin llorar por arrepentimiento”, dice Lenka Díaz (54), pintora, Villa Alemana.

“Estoy a favor porque los hijos en primer lugar tienen que ser deseados y concebidos con amor”, agrega Carmen Esponda (74), jubilada, La Reina.

“Creo que no se puede obligar a una mujer a tener un hijo de una experiencia traumática. El obligar a llevar a término un embarazo que no es viable, más que un negocio es una falta de criterio, una maldad escondida tras una falsa moralidad”, señala Magaly Amame (40), encargada de hotel, Algarrobo.

“Se debe permitir el derecho a decisión y en el mundo es una realidad excepto en Chile, sin moralidades conservadoras”, argumenta Juan Pablo Delgado (29), profesor de historia, Vitacura.

“Me imagino lo traumático que debe ser para una mujer el ser violada, los abusos, los golpes, el miedo, etcétera. Súmale ahora llevar la carga de tener dentro de sí a un bebe durante nueve meses para luego criarlo por el resto de la vida. Culminar el proceso de abuso con un bebé que tal vez ella no quiera, es mucho más traumático y difícil de olvidar”, afirma Lucciano Zepeda (25), estudiante, Las Condes.

¿Cuáles son los argumentos de los detractores?

Quienes argumentan en contra del aborto, explican lo siguiente:

  • El aborto seguro no está libre de dejar un deterioro físico permanente, sin mencionar los potenciales problemas psicológicos crónicos.

Consecuencias físicas:

  1. Esterilidad
  2. Abortos espontáneos.
  3. Embarazos ectópicos.
  4. Nacimientos de niños muertos.
  5. Trastornos menstruales.
  6. Hemorragia.
  7. Infecciones.
  8. Shock.
  9. Coma.
  10. Utero perforado.
  11. Peritonitis.
  12. Coágulos de sangre pasajeros.
  13. Fiebre /Sudores fríos.
  14. Intenso dolor.
  15. Perdida de otros órganos.
  16. Muerte

Transtornos emocionales:

  1. Llanto/ Suspiros.
  2. Insomnio.
  3. Perdida de apetito.
  4. Perdida de peso.
  5. Agotamiento.
  6. Tragar constantemente.
  7. Nerviosismo.
  8. Disminución de la capacidad de trabajo.
  9. Vómitos.
  10. Trastornos gastrointestinales.
  11. Frigidez.

Efectos psicológicos:

  1. Culpabilidad.
  2. Impulsos suicidas.
  3. Sensación de perdida.
  4. Insatisfacción.
  5. Sentimiento de luto.
  6. Pesar y remordimiento.
  7. Retraimiento.
  8. Pérdida de confianza en la capacidad de toma de decisiones.
  9. Inferior autoestima.
  10. Preocupación por la muerte.
  11. Hostilidad.
  12. Conducta autodestructiva.
  13. Ira/ Rabia.
  14. Desesperación.
  15. Desvalimiento.
  16. Deseo de recordar la fecha de la muerte.
  17. Preocupación con la fecha en que “debería” nacer o el mes del nacimiento.

Fuente: diariomedico.com | sionoalaborto.blogspot.com

  • El aborto, ya sea legal o ilegal también daña física y psicológicamente a la mujer, incluso puede provocarle la muerte
  • El movimiento pre-aborto proclama que el aborto legal es más seguro, sin embargo no es 100% seguro, sobre todo si tomamos en cuenta los efectos psicológicos
  • Según las estadísticas, las complicaciones físicas tienen un 10% de probabilidad, pero el de las complicaciones a largo plazo es entre el 20 y el 50%
  • Algunos movimientos pre-abortistas no toman en cuenta la opinión del hombre
  • La mujer tiene derecho sobre su cuerpo, no sobre el cuerpo de su hijo
  • El feto tiene vida desde el momento de la concepción, por lo tanto, al abortar se está asesinando a un ser humano
  • Negar al nacido la condición de ser humano no es científicamente correcto, aunque muchos discrepan y existe gran debate.
  • Se ha estudiado que el feto siente intenso dolor al ser abortado a partir de la semana 15 de gestación
  • El 90% de las mujeres, al ser bien orientadas, deciden desistir de practicar un aborto.
  • El aborto no se justifica ni siquiera por violación, porque supone condenar a muerte a un ser inocente e indefenso
  • Realizar abortos a niños con ciertas deficiencias en inhumano, no tenemos derecho a decidir quien merece y no vivir.
  • El aborto legal es un gran negocio para los centros donde se realiza. En 2010, en España se gastaron más de 38 millones de euros en abortos.
  • El aborto se justifica con argumentos similares a los utilizados hace 150 años a favor de la esclavitud.
  • Mucha gente a favor del aborto se manifiesta inconsecuentemente en contra de la pena de muerte
  • Muchos pro-aborto se consideran animalistas. Se dedican a salvar a vida animal, pero justifican el aborto humano. También es inconsecuente.

Fuente: catholic.net

Un poco de estadísticas:

Fuente: guttmacher.org

Mi opinión personal:

No me considero a favor del aborto, aunque creo que ambas posturas tienen razón, por lo que tiendo a tomar una actitud neutral cuando se trata de abortos realizados antes de las 15 semanas. Es más, pienso que debiese llevarse a cabo dentro de las primeras 6 semanas, sobre todo tomando en cuenta que el desarrollo del cerebro del feto comienza a los 18 días de vida y mientras más tiempo pasa, más desarrollado está.



La ciencia, por otra parte, tiene ampliamente admitido que la vida comienza desde la concepción, por lo tanto considero una necedad negarlo. No juzgo a las mujeres u hombres que han optado por el aborto, porque no es fácil entender lo que están viviendo los demás, o cuáles son sus creencias y convicciones.

Pienso que es necesario legalizarlo para evitar más muertes, y creo que es verdad que con el adecuado apoyo, la mayoría de las mujeres desiste de abortar. Creo que abortar es un asesinato y quizá nadie está libre de cometer asesinato, por lo tanto el humano (no sólo la mujer) debe tener derecho a abortar, pero no considero necesario negar que es un asesinato, aunque sea legal.

Creo que el aborto en casos de violaciones no es la solución, pero entiendo la posición de esas mujeres violentadas de la forma más horrible, sin embargo considero que por cada aborto bajo la causal de violación debe haber un hombre preso, y se debe realizar bajo las respectivas investigaciones. Creo que antes de llegar a la instancia de aborto, la mujer debiera tomar la pastilla del día después. Abortar en caso de violaciones libera al victimario más que a la víctima. Ese hombre no se hace cargo de ese niño, muchas veces ni siquiera cae preso y es un ser indefenso el que paga su crimen. No me parece justo, pero repito, no debemos juzgar y cada persona tiene derecho a tomar decisiones en su vida, no somos quién para forzarla a parir a un bebé deseado.

Muchas personas dicen que es mejor abortar antes que traer a un bebé no deseado, o mejor que dar en adopción, porque en los orfanatos sufren. Creo que es una solución parche a un problema gigantesco. Los orfanatos no debiesen ser las cárceles donde sufren estos pequeños, debiesen ser lugares de felicidad, creo que abortar para que no sufra es como asumir que viene al mundo a sufrir, porque no somos capaces de darle a esos pequeños una vida digna, y esa es una responsabilidad que tenemos como sociedad.

Otro tema que me preocupa enormemente es que no se está tomando prácticamente en consideración la opinión del hombre (en casos donde no hubo violación me refiero), pienso que no debe ser decisión sólo de la mujer (a menos que el hombre brille por su ausencia), el feto no es parte de su cuerpo como muchos dicen. Debemos ser humildes y asumir que el hijo es de ambos, y la decisión de pareja se toma de a dos.

Siento que los abortos por inviabilidad fetal se justifican desde el punto de vista que la madre morirá si tiene a ese bebé, y que será en vano porque el bebé no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir. Creo que en esos casos es necesario. Seguir adelante ese embarazo es un acto de crueldad contra la madre, pero en cualquier caso, pienso que se debe practicar cuanto antes para evitar cualquier sufrimiento al feto.

Desconozco cómo se están llevando a cabo los procedimientos, pero sé que el aborto legal es mucho más seguro. El aborto ilegal se lleva a cabo en situaciones insalubres, no se toma en cuenta la edad del feto, se realiza una verdadera tortura tanto al feto como a la madre y puede conllevar graves complicaciones, incluso la muerte. Confío en que el aborto legal se lleve a cabo en óptimas condiciones y espero que cada vez sea mejor y más seguro, que la madre reciba apoyo psicológico antes y después del aborto y que por todos los medios se trate de tomar el aborto como último recurso.

En conclusión, como decía al principio, no estoy a favor, pero no me puedo en contra. Creo que si yo lo hubiera hecho no podría vivir en paz sabiendo que maté a una criatura, pero no puedo decir “de esta agua no beberé”, porque se me hace soberbio. Jamás instaría a una mujer a abortar, pero considero necesaria la legalización por razones sanitarias.

Es probable que esté haciendo de Poncio Pilato en este tema, y sí, yo me lavo las manos de las muertes de esos pequeños, pero no soy quien para juzgar a los demás.

Mucho más subjetiva es la parte espiritual en este tema, que pretendo tocar en otro artículo.

¿Y tú qué opinas? ¿Estás a favor o en contra?

Nota: Este artículo contiene la opinión personal del autor y no representa necesariamente la postura de este sitio web

Fanta y el Tercer Reich
Cómo lidiar con personas tóxicas

Si te ha gustado este post no olvides darle like y compartir

Facebook
Facebook
Twitter
Google+
https://socialvlad.com/aborto-un-tema-que-aun-genera-controversia
Instagram
YouTube
YouTube
Suscribirse

Comenta con Facebook:

Autor entrada: Agatha

Escribo desde mis intereses, creencias y conocimientos, siempre con la intención de difundir información y mostrarte la otra cara de las cosas, porque no se trata de creer o mantenerse escéptico, sino de saber más.